martes, 22 de noviembre de 2016

Mi papá murió.

El sábado 19 a las 5 y media de la tarde, tomado de mi mano mientras abrazaba a mi mamá, su respiración tan agitada empezó a volverse cada vez más pausada y ese desasosiego que lo había tomado por completo en medio de alucinaciones y bastante dolor, cedió a la calma de lo inerte.


Ver cómo se detiene la vida es una experiencia humana que te llena de desolación, asombro e inquietud. 
No hubo bronca, ni gritos, ni desesperación. 
Sí un llanto nacido de las entrañas, como un aullido proveniente del dolor que se hace insoportable.

Papá obviamente no fue un padre perfecto. 

La muerte no lo convirtió en alguien que no fue.

Pero si lo amo tanto, es porque a su modo y con lo mejor de sí, armó junto a mi madre esta familia entrañable e imperfecta que somos.


Mi papá fue un hombre honesto, buen tipo, fiel, el más enamorado de los hombres y un papá que sin saber cómo serlo y sin esforzarse demasiado, nos hizo amarlo tanto.


                                       
           Sus 3 hijos agradecidos:   Pepa...


Pepe...

Pepo...


El domingo , vi en el coche fúnebre una chapita triste con el nombre completo de mi viejo. Pero ese nombre no respondía más que a una formalidad administrativa, a lo que decía el DNI. Ese nombre no reflejaba ni al Quito con que mi abuela Conce lo había apodado de chiquito...

Pobre viejo, la abuela había esperado una nena así que lo vistió de mujer hasta el año casi.

Ni "Gato" con que sus amigos del club Huracán,Tronco, Tronquito, el Abuelo, Chispa, lo llamaban desconociendo quizás, su nombre completo...




Ni al "papi" con que mamá lo nombraba cuando todo estaba bien o al "Edgardo" seco y duro cuando tenían un entredicho...






Ni al Avalitos o al "Gorrita" con que nosotros, sus tres hijos, lo habíamos apodado para fastidiarlo y hacerle saber cómo odiábamos cuándo apagaba esa sonrisa que lo iluminaba todo de alegría, para mostrarnos su enojo por algún desacuerdo con alguno de nosotros o porque habíamos hecho renegar a mamá a quien defendía a capa y espada. 




Ni al "Gordo" con que Amanda u Horacio, mis padrinos, lo llamaba con tanto amor desde tan jóvenes todos ellos.



Esa placa "identificatoria" en nada lo identificaba.

No decía nada acerca de cuánto puede amar un hombre a una mujer. Del modo exclusivo en que se había entregado en cuerpo y alma a quererla y amarla por siempre y a pesar de cuánta malaria, discusión, rabieta y kilombete se atravesara en el camino.




Mi madre fue siempre el motivo número 1 - y un trillón si cabe - de su vida. 




Ese cartelito desangelado pegado a la ventanilla donde estaba su féretro que olía a recién barnizado, nada decía acerca de que era un hombre que sabía verdaderamente dar un abrazo y con ese gesto tan valioso, envolverte y ponerte a salvo del mundo.


En ese abrazo te decía todo lo que no podía con las palabras. En ese abrazo demorado y apretadísimo iban los "cuidate", " te amo hija", "portate bien", "si necesitás algo avisame", " gracias", "estoy orgulloso de vos" y " te quiero mucho".



En ningún lado decía que mi papá tocaba melodías hermosas, usando como instrumento un lápiz negro Staedtler que hacía chocar contra sus muelas, que dibujaba bellísimamente, que cocinaba un pollo increíble y ayudaba a mamá en la elaboración de los mejores ravioles caseros del mundo mundial. Que cuando chiquita,  era capaz de levantarse de las siestas más inquebrantables para cumplir la promesa de sacarme a pasear , que le gustaba dar sorpresas y gastarme bromas...


Y que era coqueto,pulcro, obsesivamente ordenado, que tenía una letra exquisita y preciosa sin faltas de ortografía a pesar de sólo haber cursado la escuela primaria, que en un cuadernito llevaba toda la contabilidad de la casa, que fue un laburante fiel al que le podías confiar tu alma que no la ibas a perder, que celaba a mi mamá siendo los dos ya largos setentones, que cuando iba a la escuela primaria le sacaba punta a mis lápices, me ayudaba con las cuentas y me lustraba los zapatos para marcar la diferencia, que cuando se tentaba de risa te invitaba a una fiesta que no te querías perder por nada del mundo, que hacían un gran team con la vieja, que cantaba hermoso, que cuando se encabronaba no se lo fumaba nadie, que acababa las discusiones con un " y punto" que no aceptaba retruques,  que siempre le pedíamos que dejara de fumar pero él que no , que decía tener "una lechuza en el hombro" gracias a la cual anticipaba cosas que luego ocurrían, que desde que se mató en un accidente de automóvil mi único primo hermano y al poco tiempo faltó el tío Chispa, su único hermano y más amigo, una pena enorme lo ensombreció para siempre.





Pero tampoco decía en ningún lado que siempre vivió como quiso y que se la pasó muy bien.


Mi viejo era de muy pocas palabras y algunas penas viejas en los últimos años, lo habían vuelto taciturno, esquivo al afecto manifiesto, de pocas pulgas y con todo eso se había construído una coraza que creía que lo pondría a salvo de todo nuestro amor.

Sin embargo de mí pegoteo no se salvaba, de mis bromas, de mi despeinarle esas pocas chapas canosas que nunca lo dejaron convertirse en un pelado, de mis abrazos y mis besos. Es que yo era " la nena" , como dice mamá y así, de él aprendí a ser una "disfrutadora serial" y una buena abrazadora.


Para mí una buena mesa, comer rico y a "piachere- como él decía-", más una sonrisa ancha,  un abrazo apretado y un salir de viaje a cualquier lado es la herencia más valiosa que papá pudo dejarme. 


Puesto a pasarla bien, nadie le ganaba en disfrute. Tenía que vencer sus propias barreras, pero una vez que lo lograba era como un niño feliz jugando a su juego favorito.










No fue un abuelo de esos a los que ibas a ver tirado en el piso jugando con sus nietas. No. Eran pequeños momentos en los que concentraba toda su ternura y amor para hacerles saber con ese poco que ahí estaba para ellas. 
Y que sí, que las quería tanto.




 





Mi Vasco se había convertido en un gran compañero de correrías. Papá lo quería mucho y cada día cuando hablábamos por teléfono antes de pasarme con mamá me preguntaba por él y le dejaba saludos.

Y así viajábamos juntos, salíamos a pasear, a almorzar por ahí, a cenar, a compartir tiempo y abrazos.



 






Y aunque nunca jamás lo hubiera imaginado, salió a recorrer el mundo solo con mi vieja. Él, que venía de un pueblo, de una familia a la que nada faltó pero nada sobró jamás, 
él que de chiquito vendía vidrio para poder pagarse una entrada al cine, él  que nunca había recibido un juguete de regalo, que había andado de alpargatas bigotudas, como siempre nos decía para fastidiarnos cuando pedíamos zapatillas nuevas y " de marca", se vio disfrutando a lo loco por la vieja Europa más de una vez, de la mano de su novia eterna, mi mamá.




Lo estoy extrañando desde el mismo momento en que su cabeza se perdió en las tinieblas del dolor y de los medicamentos oncológicos. Desde el día en que ya no pudo darme abrazos y le tenía que pedir que me besara y que me dijera si me quería. Lo extraño desde mucho antes de que su respiración se detuviera tan cerquita de mi corazón ansioso.Mientras lúcido vi en su mirada el miedo a morir, y esa mirada enmudeció mi alegría.


Que me falten esa sonrisa y ese abrazo es lo que más dolor me provoca. Nunca más nadie sonreirá para mí con igual honestidad , amor y genuina alegría. Es que cuando él era feliz, te encendía, te iluminaba, te lanzaba a un espacio interior sanador.



A mí no me quedó nada en el tintero.Estoy en paz con él, porque le di todo lo que necesitó en estos últimos años. Tiempo, charlas, compañía, abrazos, amor, cariño, cuidados y bancarlo cuando se ponía muy denso en su estilo Gorrita.

Es que no tenía matices. Si se había calzado "la gorra" era imbancable, pero cuando te abría el encuentro con su sonrisa más entrañable, sólo podías amarlo y disfrutarlo.


( Qué suerte que lo llevé a su pueblito de la infancia a conocer nuestro terreno, donde quiero vivir de viejita).


Hace algo más de un año empezó a irse. Antes de que supiéramos que estaba enfermo, antes de que un tumor pulmonar gigante que nunca antes había aparecido en los interminables controles médicos que mi madre lo "obligaba" a hacer, apareciera como una mancha dudosa. 

Después vino la cirugía de más de 6 horas, su prontísima e increíble recuperación, su quimioterapia suave que no le trajo ningún inconveniente, nuestro viaje a Europa en medio de la tregua, su "disfonía" repentina en un último almuerzo en casa que a mí me dio la pauta de que ya nada volvería a ser lo mismo.

Ese día supe que , a pesar de todos los buenos deseos que me hacían llegar, papá se iba a morir.

Después vino otro estudio muy invasivo, la confirmación de que el tumor a pesar de la quimio se había esparcido a los bronquios y al otro pulmón, entonces una nueva quimio muchísimo más agresiva, que lo volteó por completo, lo arrasó , lo mandó a la clínica con una neumonía y un shock séptico de los que nadie entiende cómo sobrevivió.

Es que él quería vivir.

Nos invitó a festejar su cumpleaños, a pesar de lo mal que se encontraba ese día.

Su último cumple n° 78 ( septiembre 2016)

Volverlo a casa , supuso 3 semanas de lucha por salir adelante, una lucha que  -por momentos- lo dignificó, porque con muchísimo esfuerzo logró recobrar algunas autonomías que había perdido.

En medio de tanto volvimos con mamá a la oncóloga para ver qué podíamos hacer y escuchamos un " ya no hay nada más para hacer". Esa frase nos desbastó y confirmó lo que nosotras ya sabíamos. Así que lo acompañamos con mucho amor, con todo lo que podíamos ofrecerle, asistencia, mimos, besos, paciencia, historias, cuidados,  hacerle saber que a pesar de su disfonía queríamos escucharlo contar historias y que lo entendíamos perfecto y los seguíamos disfrutando.

Así se fue yendo...sin estridencias...apagándose pero sin entregarse.

Murió como vivió , con perfil bajo, sin sobre actuaciones, ni demandas excesivas, pero dejándose querer, acariciar, mimar y pudiendo decirle y decirme muchos te quiero.


Y así elijo recordarlo, con un gesto inequívoco suyo. 
Su sonrisa, su pulgar en alto, su amor por todos nosotros, y su deseo de disfrutar mientras se pueda.

Que siempre habites en mí con todo lo que nos hemos amado, papito mío y te vuelvas mi estrella más brillante a la que mirar buscando tu sonrisa, cuando la pena se vuelva noche cerrada para mí.

71 comentarios:

  1. Cada vez que te mires al espejo, sonrei, tenes su misma sonrisa, asi estara cada dia junto a vos!!
    Te mando un beso inmenso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juli...lindo saber que tengo su sonrisa. Beso!

      Eliminar
  2. Maravilloso testimonio de un corazón agradecido. Ojalá como papas pudiéramos haber generado tanto amor como el que se siente al leer tu testimonio. Gran abrazo y tene por seguro que te lo vas a encontrar cuando menos lo esperes. Los viejos son tercos y siguen estando a nuestro lado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jorge por tus palabras, tené por seguro que tanto vos como Helena han construido tanto amor en sus hermosos hijos que no habrá modo alguno de que no se sientan agrdecidos. Un abrazo!

      Eliminar
  3. Siento mucho que tu papá se haya ido.. son momentos difíciles de la vida, los cuales no queda otra que atravesar de la mejor manera posible.
    Tu post es muy emotivo.. lo iba leyendo y me conmovió como describiste todo. Al mismo tiempo al ver las fotos y los relatos tuyos sobre su personalidad y lo que significó para toda su familia, lo que me trasmitía es mucha vida. Porque a pesar de que este sea un momento en el que él ha pasado a otro plano, destacaste tanta vida y sonrisas! Y creo que eso es lo que les va a quedar a todos, el recuerdo de quien él fue cuando estuvo, de todo lo que dejó. Lo mejor que puede pasarle a una persona es que su paso por el mundo deje huellas en los demás. Por lo que veo tu papi lo ha logrado. Va a permanecer siempre junto a ustedes, aunque ya no en forma física. Pero una presencia tan vital y positiva no se olvida, esta queda.
    Te mando fuerzas, y un cálido abrazo virtual. Que vos y los tuyos puedan transitar estos tiempos con la mayor paz que puedan.
    Beso grande!

    ResponderEliminar
  4. Te leía y recordaba la despedida de mi viejo; con el tiempo ese dolor inmenso disminuye pero, al menos en mi caso, a partir de ese momento fui consciente de la finitud de nuestras vidas y ya nada fue igual. Te dejo un abrazo enorme y toda la fuerza para tu mamá que la va a necesitar. Beso grande!

    ResponderEliminar
  5. Hola Mariana, desde hace tiempo te leo, casi siempre desde el anonimato, más allá de algún comentario...
    Cuánta tristeza me provoca leer esto. Hace 2 semanas falleció mi abuela, luego de unos meses de sufrimiento que nos dejaron muy debilitados a todos... es imposible no compartir tu tristeza, pero con la fe de que las cosas van a mejorar, que nos quedan muchos momentos hermosos por delante.
    Y por qué no muchos recorridos...
    planear para sobrevivir.
    Un beso grande con abrazo de una "amiga" virtual.
    Bren

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Bren por haber salido del anonimato para dejar acá tu huellita. Todo suma en estos momentos. Que tengamos mucha vida para vivirla entonces!Abrazo para vos también!

      Eliminar
  6. Mariana... Qué decir?? Volcaste tu corazón en estas palabras. Gracias por compartirlo con nosotras que, sin conocer nuestras caras nos unimos a tu temor, tu tristeza y tu dolor. Tus palabras y las fotos son un recorrido por su vida que va a quedar en tu familia como un testimonio. Estoy segura. Te abrazo fuerte. Andrea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu abrazo fuerte Andrea, y por haber estado ahí, antes y durante también.!

      Eliminar
  7. NO sé si lloro por la pena o por la belleza de tanto pero tanto amor. Creo que es esto último Lloro tanto. Es tan hermoso que puedas tenerlo así, para vos para siempre. Haberlo disfrutado, haberlo admirado, haber tomado lo mejor de él. Él es eso y siempre lo será. Sos una hermosa de toda hermosura . Te abrazo Marian. Te abrazo hasta el infinito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Linda Ceci...gracias....gracias...gracias! Gracias por ese abrazo infinito...!

      Eliminar
  8. Anita (del Caviglia)22 de noviembre de 2016, 15:49

    Querida Marian: No pude no detenerme a leerte después de que me apareciera tu tweet en medio de un mail como otros... Esas palabras me llegaron al corazón... Y abrí tu blog y leí tu amor incondicional y se me escaparon las lágrimas recordando lo difícil que fue para mí ese mismo sentimiento a principios de abril cuando esta enfermedad (que algún día quise investigar para curar... y no lo hice...) se llevaba a mi mamá, ese ser que parecía invencible e incansable, con pilas duracell como las del conejito... Y sí, el sentimiento es inconmensurable pero escribir ayuda... y saber que estabas ahí, que lo acompañaste siempre también tiene que ayudar.
    Pero sobretodo saber que tu papá (y mi mamá) vivieron vidas plenas de amor, con dificultades, con luchas más o menos fuertes, con tristezas pero con una FAMILIA que estuvo siempre, que ellos construyeron y que fue su HOGAR de verdad...eso tiene que ser tu sostén.
    Ahora dejaron atrás el dolor y viven en nosotros, sus hijos y nietos, en nuestros recuerdos, en nuestra sonrisa (que es el reflejo de la de ellos), en nuestra alma y en nuestro corazón!
    Te mando un beso gigante!!! Te quiero mucho de verdad!!! Besitos a tu mami y a tus hermanos y mucha fuerza y entereza para todos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anita querida, gracias por tus hermosísimas palabras. Y sí que tanto tu mami como mi viejo, anden reglando sonrisas entre otros seres de luz. Abrazo amiga querida!

      Eliminar
  9. Siempre estará con Uds. Desde el recuerdo, las anécdotas y con el tiempo hasta desde la risa, yo perdí el mio hace 25 años pero sigue presente cada día de mi vida!!! Hermosas palabras, sólo vos poder plasmar tanto sentimiento escribiendo!!! Un abrazo enorme !!!

    ResponderEliminar
  10. Te mando un abrazo gigante, lo que escribiste es amor puro!

    ResponderEliminar
  11. Mariana, yo tb perdi a mi papa hace poco y tu relato me hizo recordar con mucha nostalgia que lo que yo tambien mas extraño de mi papa son sus abrazos...el tiempo me ayudo un poco pero el sentimiento de "pucha que lastima que no pueda compartir esto con mi viejo ..." nunca pasa. Pero es la vida ....Te abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias H.!!!Sí, es una penita grande ese vacío del contacto físico, pero ya nos abrazarán de otro modo. Besos para vos y gracias por acompañarme!

      Eliminar
  12. La muerte siempre deja una tristeza profunda, eso es inevitable. Tu escrito es un hermoso tributo, es un relato hermoso, muy hermoso. Que Dios te dé fortaleza y a toda la familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco mucho tus buenos deseos Yolanda y lo cariñosas de las palabras.Un abrazo!

      Eliminar
  13. Gracias por compartirlo, bellísimo lo que escribiste. Empatía total, aquí estoy con el alma encogida y un nudito en la garganta.

    ResponderEliminar
  14. hermosas palabras, un beso y mucha fuerza en estos momentos

    ResponderEliminar
  15. Grazie per aver condiviso questo momento cosi difficile e doloroso ed averlo trasformato in un messaggio di amore.. grazie per averci fatto conoscere tuo padre seppur in minima parte , con quel gran sorriso è arrivato fin nei nostri cuori.. un abbraccio grande a tutti voi. Simone

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grazie mille Simone! Un abbraccio per voi e Francesca.

      Eliminar
  16. Mari, qué estremecedor tu relato...me sacudió el alma. Él siempre estará con uds., seguramente en alguna estrella, cuidándolos y acompañándolos.
    Gracias por compartirlo con nosotros; fue una forma de conocerlo y entender todo.
    Te abrazo mucho.

    ResponderEliminar
  17. Te abrazo muy fuerte a la distancia. Te envío mi compañía y mis deseos de paz para toda la familia. Beso enorme.

    ResponderEliminar
  18. Querida!
    Que tristeza, un abrazo muy fuerte.
    Norma

    ResponderEliminar
  19. Marian, este post es uno de los mejores homenajes a tu papá. Sólo vos podías escribirlo así. Es emoción pura.Te admiro mucho.
    Abrazo bien fuerte.
    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Anita, gracias por haber estado acompañando antes,durante y ahora también. Abrazo grande!

      Eliminar
  20. Se me pone la piel de gallina de leer todo lo que pones y la manera en lo que haces.
    Es un dolor único pero el tiempo va a curar lo q hoy es una gran herida.

    JS

    ResponderEliminar
  21. Ay Mariana, lo siento tanto! Recién veo tu publicación y sabés que hace varios días venía pensando en vos y en tu papá, preguntándome cómo estaba ya que vos nos habías estado contando que su salud no estaba bien. Te mando un beso gigante, fuerza para vos y tu familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alice, gracias por tus buenos deseos. Los recibo muy agradecida! un beso!

      Eliminar
  22. Mariana cuanto siento esta pérdida ! seguramente desde dónde esté te cuidará y guiará con la misma luz y a
    mor con que lo hizo en esta vida.Un beso grande y mucha fuerza. Acompañándote con mucho cariño Susines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Susines, por haber estado en el antes y durante también de todo este dolor. Un beso!

      Eliminar
  23. Precioso este homenaje a tu papá...seguro que desde el cielo sonríe al leerlo.
    Siempre vivirá en tu corazón y cada vez recordarás más sus luces y menos sus sombras...y cuando emprendas de nuevo tus viajes, el irá contigo.
    Se que la familia estará desolada y en especial tu madre a quien el tanto amor le dio...un abrazo de corazón para todos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu abrazo y tu cariño! Un beso para vos también!

      Eliminar
  24. Buenas tardes: Te leo siempre en forma silenciosa buscando tus aventuras viajeras y hoy entré, sin darme cuenta, para saber cómo estaba tu padre...
    En todas las fotos que acompañan tu bello relato, lo veo con una enorme sonrisa y haciendo monerías, y eso es impagable.
    Fuerza para vos y tu familia y a seguir..
    Un beso enorme.
    Silvana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuvhas gracias por acompañarme Silvana! Y sí, es bien lindo recprdar más que nada sus sonrisas. Besos y gracias de verdad!

      Eliminar
  25. Hace mucho tiempo que te sigo y no recuerdo haber comentado mucho, sin embargo, esta es una de tus entradas que me llegó al corazón, cada palabra leída me sacó una lágrima, es uno de los post que no hubiese querido leer porque me recordó a mi fallecido padre que al igual que el tuyo siempre fue el alma de las reuniones, siempre alegre, siempre feliz, solo que yo no tuve la oportunidad de despedirme de él, se fué como un suspiro sin que nadie se lo esperara, seguirá pasando el tiempo, pero siempre los extrañaremos.
    Me encantó como hablas de él, de seguro estará feliz en donde quiera que se encuentre y creo que lo que menos desea es verte triste. Por mi parte y sin que me conozcas te envío un gran abrazo.
    -Sandy-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sandy por tus palabras, sobretodo porque sabes perfectamente por lo que estoy pasando. Ahora que lo vivo en carne propia, sólo quien sufre la pérdida de un papá puede entender cabalmente por lo que se pasa. Un abrazo inmenso y gracias por haber dejado aquí un homenaje a tu padre. Te abrazo yo también!

      Eliminar
  26. Mariana, lo siento muchísimo, a pesar de conocerte hace poco por Instagram te pensaba permanentemente. Tienes razón, nadie se imagina el dolor que debes estar sintiendo. Yo también te abrazo en la distancia y te envío deseos de mucha fortaleza, tranquilidad y paz extendida a tu familia.

    Tu relato me encantó, porque muestras todas las facetas, todo lo que sentiste, todos los recuerdos. Que vida tan bien vivida la de tu papi, que emociones, que huella tan bonita dejó en todos. La historia de amor con tu mamá fue lo máximo, divina.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tua cariñosas palabras. Hoy justo hace un mes de su partida. Y sí, duele mucho! Un abrazo!

      Eliminar
  27. Que hermoso viejo tuviste!
    Gracias por este relato. Aún tengo a mi papá, y creeme me cuesta mucho imaginar cuando llegue este momento.
    Cuan adentro de uno están nuestros seres queridos.
    Gracias de nuevo.
    Marta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos Marta. Sólo puedo decirte ...DISFRUTALO todo cuanto puedas...la vida son solo 5 minutos.Un abrazo inmenso!

      Eliminar
  28. Soy una lectora en la sombra de tu blog y éso de muy vieja data pero hoy pongo la cara para decirte que acabo de leer el post más tristemente hermoso que haya podido encontrar en la blogosfera.

    Que a tu padre lo recuerdes asi...es el más grande homenaje que puedes hacerle y nos da una idea del gran ser humano que fue y de lo mucho que marcó tu vida, de lo grandiosa que fue su presencia en tu vida y de todos esos recuerdos de amor que seguirán siendo tu Luz y tu guía hasta el momento del reencuentro.

    Que afortunados fueron todos ustedes de haber recibido como regalo de Dios la presencia de ese ser en sus vidas en esta dimensión terrenal...ese padre merecía, merece, la hija que fuiste y que seguirás siendo por siempre para él.

    Un gran abrazo de corazón a corazón desde estas tierras colombianas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Què hermosas tus palabras Madreselva! Gracias por "salir de la sombras" no tenès idea de lo bien que me hace saberte del otro lado. Si es que logre transmitir algo de lo mucho que siento por mi viejito....me doy por bien pagada. Aprecio tus palabras y tu abrazo que retribuyo de corazón a corazón.

      Eliminar
  29. Querida Mariana...cuánto extraño tus fotos ,tus palabras ,tu alegría...La vida continúa a pesar de los recuerdos dolorosos...Espero que este 2017 que comienza traiga lo mejor para toda tu familia y para vos toda la paz y felicidad del mundo.Con mucho cariño Susines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, gracias, gracias...Susines! Gracias por alentarme, ya voy a volver a este blog, por ahora me siento como apagada, sin mucho para compartir. Pero, ya volverà a abrirse mi corazón. Yo soy la que más necesita de este espacio. Gracias por tus buenos deseos, que vos y los tuyos tambièn tengan un año sereno y que al irse deje lindos recuerdos y hasta prontito!

      Eliminar
  30. la sonrisa de tu papa queda para siempre. hay cosas que no se van jamas!
    te abrazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Danila , gracias de todo corazón...ahora trato de llevar su sonrisa como bandera!

      Eliminar
  31. Estimada Mariana, encontre tu blog sin querer, organizando mi primer viaje a España (se casaba mi hermano!!) y lo leí de punta a punta (me transportaste a cada lugar antes de conocerlo!!)...ayer encontre tu cuenta de instagram y hoy entre a ver tu blog despues de tanto tiempo. Espero que nunca dejes de escribir porque lo haces maravillosamente, llevas tus sentimientos y pensamientos a la pantalla de manera tal que uno se siente ahí, con vos, hoy que recién leo esta triste noticia no fue la excepción, con el corazón estrujado a pesar de no conocerte te mando un fuerte abrazo, recordarlo y seguir junto a tu mama es el mejor homenaje, y seguir viajando y disfrutando tambien, besos y otro abrazo desde el norte Argentino

    ResponderEliminar
  32. Estimada Mariana, encontre tu blog sin querer, organizando mi primer viaje a España (se casaba mi hermano!!) y lo leí de punta a punta (me transportaste a cada lugar antes de conocerlo!!)...ayer encontre tu cuenta de instagram y hoy entre a ver tu blog despues de tanto tiempo. Espero que nunca dejes de escribir porque lo haces maravillosamente, llevas tus sentimientos y pensamientos a la pantalla de manera tal que uno se siente ahí, con vos, hoy que recién leo esta triste noticia no fue la excepción, con el corazón estrujado a pesar de no conocerte te mando un fuerte abrazo, recordarlo y seguir junto a tu mama es el mejor homenaje, y seguir viajando y disfrutando tambien, besos y otro abrazo desde el norte Argentino

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Silvita!!! Qué hermoso todo lo que me decís...gracias de verdad!Así que del Norte del país, nuestra región favorita por lejos!Un abrazo grande grande y hasta todos los momentos

      Eliminar
  33. El amor que transmitís en el relato de tu padre llega al alma y emociona. Gracias por compartir esos sentimientos tan íntimos pero tan comunes a todos nosotros, el amor por los padres y por la familia. Tengo a mi padre y lo disfruto todo lo que puedo. Los detalles cotidianos son los que no se olvidan. TU padre, y en mi caso, mi madre, mi abuela, viven en nosotros gracias al inmenso amor y a los recuerdos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Edith, el día a dia con ellos es lo que cuenta!! Lo extraño muchisimo pero cada recuerdo de lo más pequeño vivido con él, reconforta mucho! Un abrazo grandísimo y gracias por lo que me decís. Un besote

      Eliminar
  34. Hola Mariana
    Nunca comento, aunque te leo hace tiempo.
    No puede ser más linda la sonrisa de tu viejo; él me hace acordar al mío.
    Gracias por compartir algo tan tuyo,de una manera tan tan bella.
    Cariños
    Irene

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Irene y sí, la sonrisa de mi viejo era lo más. Realmente te invitaba a una fiesta cuando estaba feliz...esa sonrisa y sus abrazos eternos son lo que más extraño...pero la vida tiene estas cosas. Abrazo gigante y gracias por pasar por el blog y dejar tu huellita!

      Eliminar

Y ¿qué te pareció?.Gracias por pasarte y alimentar este espacio. Si es con buena onda, muchísimo mejor.