viernes, 22 de julio de 2016

Dónde comer en el Trastevere: Checco er Carretiere

Si ya leíste acerca de este barrio,  post como este , sabrás lo fieles que hemos sido a almorzar o cenar en La Fraschetta, ícono gastronómico no turístico del Trastevere. Este viaje desde el comienzo sería en muchos aspectos, distinto a todos los anteriores.


Si estás pensando en comer la vera pasta italiana y no querés engramparte con algo for export, pues - al igual que La Fraschetta- este es el lugar. Checco er Carretiere en el Trastevere.
Llegamos de la mano de Carmela y "la Betty" unas mujeres amorosas con las que el Vasco hace negocios. Terminamos siendo sus convidados y eligieron este restaurante donde la comida romana "de toda la vida" es una bandera que enarbolan orgullosos.¡Qué placer de dioses! Enhorabuena por la elección! Ellas eligieron el menú y la bebida, nosotros nos dejamos guiar por sus recomendaciones y no han fallado ni en una sola de las elecciones.



Tiene un salón muy grande, una decoración de los años 50- 60 y un patio interior que era delicioso.
Los mozos bien tradicionales y profesionales de su actividad.


Infaltable comenzar por el antipasto romano.


Carmela es una señora muy, muy amorosa.. Aunque es una venezolana orgullosa y enormemente enamorada de su tierra hace ya muchos años que vive en Roma donde trabaja y con una calidez humana singular nos hizo sentir muy cómodos.Acá con el Vasco explicándole de vinos italianos.Otra pasión que los hermana.


Y estos spaghettis a la carbonara una experiencia gastronómica que no olvidaré. Solo con huevos, una especie de panceta y queso rallado, nada de crema. Una salsa untuosa que persistirá en tu paladar como un sueño.


Esta otra pasta corta con salsa amatriciana, otro auténtico ricor y,  aunque parezca mentira, el tomate sabía a tomate verdaderamente.



También probamos los spaghettis  cacio e pepe, pero el queso pecorino no es mi favorito. Viva el Parmeggiano Regiano.
Para rematar tan grato encuentro compartimos un tiramisú muy rico también.
Por cierto al despedirnos nos brindamos en un abrazo entrañable y se imponía caminar y caminar por el Trastevere, para disfrutar la tarde y bajar toda la comilona compartida. lo que se convirtió en un auténtico  planazo.







Roma no puede más de hermosa en mayo. Al menos en este año 2016, la fortuna metereológica estuvo de nuestro lado.


Te muestro más de este barrio increíble en el próximo post. Buen fin de semana!Disfrutá de lo que toque y hasta el lunes!



miércoles, 20 de julio de 2016

Trastevere en primavera.

Camino al Trastevere,  en  el viaje anterior (enero de  2014)  me maravillaba ver cómo  estas  lianas de enredadera esperaban paciente llegar a verdear en primavera. Pensaba entones que nunca las vería en semejante momento de su ciclo de vida.


Sin embargo la vida es caprichosa y sin querer queriendo allí estaba parada frente al mismo edificio que de por sí es bien bonito y aquellas lianas secas estaban vibrando de un verde brillante, tan guapas y con tanta energía por extenderse.





Nunca mis ojos se vuelven tan de niños como cuando viajo. Todo me asombra y me maravilla y es un mirar que me llena de alegría el alma. Es una alegría auténtica, fuerte y renovadora. Es como si viera todo por primera vez, aunque ya conozca los lugares. Y ese mirar inocente me provoca semejante maravilla que no me canso de andar  y de andar fabricando recuerdos.
Siempre hemos amado este barrio romano. Pero de haber sabido que se volvía tan especial en primavera nos hubiéramos alojado aquí.




La vida se siente relajada. El día no pudo ser más hermoso. Se sentía un calor agradable bajo un cielo bastante despejado.



Mucho verde, muchas flores, mucha gente disfrutándose y disfrutando del lugar. La vida es bella aquí.


























Andar y andar y andar...se hace fácil. Guiarte por tu curiosidad y caprichos es un planazo. Trastevere es la parte más viva de Roma. El río Tevere con sus más de 400 km cuando pasa por Roma se vuelve un camino de agua agradable y convidador. Nunca hubiera imaginado esta postal. Me encanta la gente que disfruta cada momento.Y este grupo se lo pasa estupendamente de cara al río bajo un sol de mayo.


Hay muchísimo más Trastevere. Es que es tan bonito!
En el próximo post almorzamos por aquí en un viejísimo restaurante muy recomendable. Un imprescindible de este barrio romano para que te apuntes. Nos vemos el viernes!

lunes, 18 de julio de 2016

Cómo se ve la Fontana di Trevi en 2016

Cuando se habla de Roma, imposible no pensar en la Fontana di Trevi.¿Cómo se podría?


Como ya sabés, nosotros desde siempre nos alojamos a media cuadra de esta fuente tan icónica de la ciudad. Así que es nuestra fontana vecina, nuestro cotidiano cuando estamos allí.

Así la vimos en enero de 2014...


Después de la lavada de cara que le hicieron por lo que estuvo tapada casi todo el 2015, así la encontramos en mayo de 2016.


Está muy bella realmente, de un color tiza refulgente. El día en que volvimos a verla estaba por demás  de luminoso, lo que hacía que la fuente nos cegara de tan brillante. Todo se antojaba como una fiesta a pesar de la cantidad de gente que se agolpaba para eternizar el momento.



                     

Es muy simpático ver con qué ilusión todos los que pasamos por allí alguna vez tiramos la monedita con la idea de poder volver a Roma alguna otra vez. La gente se apelotona en un torbellino de brazos y de palitos de selfies, buscando la mejor foto, la más audaz que pueda reflejar la alegría más sincera bajo la atenta mirada de la Policía que está allí para cuidarte de posibles hurtos, pero por sobretodo para cuidar la fontana..

Cuando más se disfruta la visita a la fontana es cuando las hordas de turistas se dejan llevar en manadas detrás de un paraguas en alto de aquí para  allá y se alejan de esta fuente divina. Y eso ocurre bien entrada la noche.

Es cierto que en primavera no pasa como en enero o febrero europeos, cuando pasado el atardecer la tenemos prácticamente para nosotros dos solos. En mayo hay mucho turismo a todo rato. Lo bueno es que al anochecer sólo quedan en el barrio los locales,  turistas y viajeros que tienen su alojamiento por allí. Y es entonces cuando te aseguro que verla a tu antojo, es un verdadero privilegio, Ese momento casi a solas te permite un modo intimista con ella y con quien tengas la fortuna de compartir tan mágico momento. Puedo asegurarte que no olvidarás en tu vida ese ratito de película.

Aquí te dejo las postales de quienes no podemos evitar en cada viaje  la foto  en la fontana  con el secreto a voces del deseo de volver a Roma una y otra vez.






Una curiosidad que vimos por primera vez en tantos años fue observar cómo la gente además de palitos de selfies llevaba en alto como trofeos, helados de todo tipo y sabor. Sobretodo por lo temprano que era. ¿10 de la mañana? Días después comprendería que era muy fácil caer en esa tentación para la que no hay horas inconvenientes.







Sentíamos a Roma más viva que nunca. Sol, niños, helados, bermudas, faldas cortas y sandalias. Una Roma totalmente nueva a nuestros ojos.



En el próximo post nos vamos a ver qué tan bien le sienta la primavera al Trastevere. Sumate que en mayo ese barrio romano enamora de lo bonito que se pone. Nos vemos el miércoles!