martes, 17 de julio de 2018

Lo más lindo de Milán.

Hoy te comparto lo que más me gustó de Milán.

Si bien es cierto que Milán no logró producirme esa emoción que siento en la boca del estómago, esa excitación, esa alegría que me producen físicamente otros lugares, es cierto también que haber recorrido el barrio Brera me encantó! Y para llegar hasta allí, preguntamos a este oficial que de tan canchero no me pude resistir y lo fotografié.


Es que la gente realmente llama la atención. No necesariamente por bella sino hay algo en su postura física, muchísimo en su lookeo...en fin, que no pasan desapercibidos.


























Como el día anterior nos desplazamos hasta il Duomo, y de allí nos movimos a patita por todos lados.


Una vez ubicados geográficamente, cruzamos nuevamente la famosa galería...


Y del otro lado  nos esperaba un hermoso espectáculo de civilidad, un gesto cultural.



Vimos "casi" un desfile espontáneo de niños y niñas de no más de 10 años, acompañados por sus padres, abuelos...en familia lo que se dice, vestidos casi de etiqueta. No comprendíamos tamaño gesto de elegancia en peques que no tendrían más de 12 pirulines.

A qué se debía tanta pompa?










Se debía a que todos venían del famosísimo teatro de ópera, la Scala di Milano que  data de fines del 1700 y es uno de los teatros más importantes del mundo.



Cuando vimos la programación entendimos el porqué de la preciosidad de aquellos niños que  estaban siendo educados en cierto lenguaje no verbal referido a la ceremonia teatral.


Entramos a meter la nariz, no mucho más.




Y tan contentos, seguimos camino a Brera. La edificación empieza a conectarme más con la Italia que amo.






Nos hablaron de la Pinatocotea di Brera. Y allá nos fuimos.


Nos indicaron que debíamos subir y vimos que muchos otros habían tenido la misma idea.



Debíamos hacer una fila para poder entrar y dentro disfrutar sin aglomeraciones. Y delante de nosotros estaba esta señora que con su tatoo, también nos convidaba a un modo de vivir.


Conserva una de las colecciones más importantes de obras pictóricas en Italia. Obras de Tintoretto, Rafael, Rembrandt, Van Dyck, Canaletto, Rubens, entre otros. El Palacio de por sí, es precioso!







La "Lamentación sobre Cristo Muerto", la obra más emblemática de Andrea Mantegna del 1400.



Impresionante la obra de Gentile Bellini y Giovanni Bellini, con su "Predicación de San Marcos en Alejandría"


Muchas obras escultóricas de diferente envergadura.


La Cena de Emáus, de Caravaggio ( 1600).


Y la obra más codiciada de esta pinacoteca, "El Beso", de Francesco Hayez




Al salir ya había avanzado bastante il pomeriggio, Así que vagamos sin rumbo pero con el olfato atento, para sentarnos en alguna trattoría a almorzar. 




Il quartiere di Brera, realmente es diferente de la Milán que apreciamos anteriormente.Acá se respira un aire diferente. Arte, múltiples lugares para almorzar o tomar un aperitivo, diversos comercios de diseño, la gente en modo paseo descontracturado...realmente se siente muy cómodo y acogedor andar pasear por acá.






Y sí, dimos con una tratorría no milanesa, sino napoletana. Jaja!



Se respiraba genial. La tarde muy agradable, calorcito calmo, un día espléndido y la comida maravillosa!




Seguimos camino, hicimos algunas compras, dimos con una casa de ropa de la que quedamos enamorados, a pesar de nos ser italiana. 










Y nos vamos encaminando a Il Duomo, que hoy tenemos entradas para entrar y conocerla, además de subir hasta su terraza para apreciar el atardecer.






Su tamaño es descomunal, tiene 157 metros de largo y puede albergar a 40000 personas en su interior.





Esta catedral gótica realmente bella en su exterior al menos, se comenzó a construir en 1386 y se logró finalizar en 1965.



Y lo que no te podés perder dentro de la catedral, es la magnífica obra de Marco d' Agrate de mediados del 1500, un escultor lombardo del Renacimiento, cuya obra de San Bartolomé  es sencillamente increíble. Es una auténtica obra maestra de la anatomía hecha en mármol.

"En esta obra, el apóstol aparece totalmente desollado, mostrando sus músculos y tendones y algunas de las venas.El santo lleva su propia piel al hombro, como si fuese una capa, y sobrecoge ver como la usa para tapar su propia desnudez. (Xavier Sierra) "

A mí en lo personal, lo que me sobrecoge es pensar en el escultor, en su talento divino para poder plasmar con tanta rigurosidad y maravilla el cuerpo humano, humanizando al Santo, quien parece se fuera a mover en cualquier momento.



Escuchamos un ratito de misa, atraídos por la maravilla del órgano.

Luego salimos del interior,para hacer la fila que nos permitiría subir un trayecto en ascensor aunque no es gran cosa, después queda un trecho medio compliqueti, pero vale la pena, realmente.


Podría decirse que Milano está muy bien custodiada por estas 135 agujas que sostienen a igual cantidad de santos que miran hacia la ciudad.






La Catedral cuenta también con 150 gárgolas que ayudan a desagotar el agua de lluvia.











La Madonnina, protectora y símbolo de la ciudad de Milán, es una estatua de cobre dorado que representa la Asunción de la Virgen María y está situada en el chapitel mayor de la Catedral.







Realmente este tipo de obra no dejan de sorprendernos. Al salir repetimos helado del día anterior, en la Gelatería Vanilla, donde los helados son realmente artesanales. Una delicia!





Y luego derechito al hotel...que habíamos tenido un día bien completito.


Si me preguntás por Milán, yo no volvería a incluirla en ningún otro viaje. Al menos yo, fui porque sentía que debía conocerla, pero no es un lugar en donde quedó algo de mi corazón. 
Sin embargo, habrá siempre cada cuales y cada quienes.

Sí te digo, que si la visitás, no dejes de ir al barrio de Brera, un día sábado o domingo, hay mucha marcha en ese barrio, se siente vivo a diferencia del resto de la ciudad. 

Yo creo que con 3 días completos, más que suficiente. Hasta con 2 , vale!

Y vamos que nos vamos a la campiña...a la Emilia Romagna. Una región con 9 provincias donde se producen los quesos, jamones, aceto balsámico y vino Lambrusco más característicos y cuidados de Italia. Su cuna de nacimiento por excelencia.

No vemos pronto, Hasta chau!