viernes, 6 de julio de 2018

Cumpliendo un sueño: viajar a Portofino

Dejamos el hotel felicísimos. Hoy parece que por fin toca el sol prometido por estas latitudes en pleno mayo.

Nos encaminamos al paseo marítimo que lo teníamos a 3 cuadritas andando a pie.

Allí hay un posto donde se compran los billetes para embarcarse a Portofino. Lo compramos sólo de ida con la esperanza de que ocurriera ese milagro que nunca ocurrió y que por una azarosa cuestión nos quedásemos a vivir allí.



Somos los únicos que vamos a subir al barco con las valijas.No nos importa queremos llegar por primera vez a este lugar de ensueño en barco.





Arrivederci Santa Margherita de Ligure, gracias por todo, por cuánto y por siempre!


Ya estamos preparados para vivir una de las experiencias más románticas de nuestras vidas.


No me entra la felicidad en la cara.



Qué hermoso irnos pudiendo apreciarla con sol. Somos felices!







El viaje no durará más de 45 minutos, quizás menos, quizás más. Estaba ansiosa, nerviosa y feliz.















Estamos llegando. Se me acelera el pulso, el estómago se me encoje en un puño y siento una emoción que esperaba aflorar desde mis 20 años, cuando por primera vez y a través de un film italiano de los años 50 me mostraba este pueblo de ensueño, donde vivir la dolce vita a todo trapo.


Ya se deja ver el mejor hotel de Portofino. El Belmond Hotel Splendido & Belmond Splendido Mare.



Sí, estamos entrando en la pequeña bahía que me había enamorado en plena adolescencia y me había hecho anotar en la oscuridad del cine ,en una libretita pequeña ,el nombre Portofino en grandes letras de imprenta máyuscula para no olvidarlo nunca más. Me había prometido entonces ir allí algún día.


Por supuesto entré llorando de emoción.


Lo que estaba viendo superaba ampliamente el recuerdo que guardaba y reconfirmaba el deseo de lo que esperaba vivir allí.


Salen dos o tres barcos por la mañana, así que cuando llegamos ya había gente dando vueltas.No nos importaba íbamos para quedarnos.



Le contagié al Vasco el deseo de conocer Portofino con la filmación del concierto que Andrea Bocelli dio allí hace unos años y que YouTube nos permite disfrutar cada vez que nos da la gana. Queríamos poder reconocer cada detalle que regala ese video formidable.


Y allí estábamos...tan pero tan felices!



Cada vez más cerca...empiezo a reconocer lugares...


Qué grande sería la alegría al descubrir que nuestro hotel daba sobre la explanada donde se había realizado el famoso recital.


Me siento bendecida.


Agradezco a mi dios por tanto bueno.



En el próximo post te muestro ese día inolvidable en un pueblito que te deja huella indeleble para siempre. Portofino...a puro suspiro y disfrute. Italia es hermosa!

4 comentarios:

  1. Me encantan esas caras de felicidad!!!!
    Que bello lugar!!
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siii....muy, pero muy bello!!! Y sí, te juro que no me cabía el alma en el pecho! Besotes y gracias por pasarte!

      Eliminar
  2. Hola, que lindo relato a pura emoción!Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vivido también así, a pura emoción!Besotes, Ale!

      Eliminar

Y ¿qué te pareció?.Gracias por pasarte y alimentar este espacio. Si es con buena onda, muchísimo mejor.