lunes, 22 de mayo de 2017

Hotel con desayuno. Empecemos por ahí, Sevilla.

El hotel que habíamos reservado a través de Booking era el NH Plaza de Armas de Sevilla. Muy buen hotel. La habitación súper cómoda, grande, con unos colchones estupendos y un cuarto de baño muy bien puesto. Maravillosa calefación, cosa que en pleno febrero europeo se aprecia el doble y un desayuno...que ahorita nomás les cuento.
La ubicación muy buena, se podía llegar caminando a todos lados. 
Relación precio calidad excelente.



Pero quizás su mejor y mayor encanto radicó en el desayuno y el salón comedor donde se servía.
Acá va un popurrí de fotos de los distintos momentos de cada mañana al despertar.



Viste cuando te levantás por primera vez a desayunar en un hotel y no sabés con qué te vas a encontrar?


Y resulta que te espera una variedad y calidad de productos que convierte ese momento en un brunch...bueno pues, eso mismo, una fiesta!












Lo cierto es que el primer día fue increíble, pero lo fue más aún la noche de picnic que nos proporcionaríamos en la habitación del hotel.
Es que llovía muy mucho y, además, era la noche de los Premios Goya, gala que nunca nos perdemos con el Vasco, porque en particular nos gusta el cine español.
Así que cruzamos al supermercado que queda a las espaldas del hotel, uno muy grande y con muchísimo surtido de alimentos y pintó el descontrol ahí nomás.



Mi madre que es más formal que nosotros, claramente no podía creer la cena improvisada que nos habíamos mandado. Además la consigna era concurrir al evento que se iba a desarrollar en nuestra habitación contigua a la de ella, en riguroso pijama.



Así que los tres relajadísimos, con nuestros pijametes puestos disfrutando de una deliciosa cenita con los Goya como espectáculo,mientras afuera llovía y hacía un frío de pelarse.


Y los productos...por Dios! Todo taaaaan rico! Uno mejor que otro.


Humus, ensalada rusa, bocaditos de queso de cabra saborizados...una mortadela italiana de muerte y por supuesto para los fanas de mi familia, un delicioso jamón crudo.


Yo a pata ancha deletiándome con esa noche compartida de un modo tan peculiar.Quizás a vos te resulte una locura, algo que nunca harías. O quizás no y  sos uno/a de los nuestros! Para nosotros fue una noche de los más divertida. Una pijamada muy singular.


Vos en qué bando estás? Te le animás a los picnic de hotel, de tanto en tanto?  Un abrazo y gran comienzo de semana, Que estés bien!


viernes, 19 de mayo de 2017

Con mamá por Madrid


El reencuentro con mi madre me provocó muchísima ansiedad. Es que era la primera vez en sus 74 años que emprendía un viaje sola. Sola. Siempre con mi viejito hermoso para todos lados, más cerca más lejos, en auto, en tren o en avión, pero juntos.
Al faltar mi papá se le presentó un enorme , enorme, enormísimo desafío.
Llegar sola a Madrid y pasar unos días así hasta que se diera nuestro encuentro.

Coraje de vivir a mi madre no le faltó nunca, al contrario. 
Sin embargo el vivir con un esposo taaaaaaaaaan compañero, le prodigó 50 años de un amor a prueba de tsunamis, pero por cómo lo encararon, le restó libertad para ir y venir . No es que mi viejito se lo prohibiera, es que ni se le ocurría a ella tener ese tipo de iniciativa.

Pero ahora la impulsamos con mis hermanos a que viva esa libertad en todo lo que le venga en gana hacer.

Con el Vasco le ofrecimos viajar a Madrid y así pasar unos días juntos en una ciudad y en un país que mi madre adora.

El Vasco a su vez tenía reuniones por cuestiones de trabajo, así que aprovecharíamos para andar a nuestras anchas con mi viejita.

Nos encontramos en el salón donde se toma el desayuno. Ya el Vasco había partido para el norte español a lo suyo,


Fue desayunar y arrancar.Estábamos muy felices por el encuentro!!!!


Anduvimos caminando y comprando y chsusmenado sin freno,.
Ella en busca de una buena campera de abrigo para ella y regalos para mis hermanos, nueras, amigas y nietas.Así que dimos vuelta toda Madrid!

Al mediodía entramos a almozar a Gino's, un restaurante donde hacen una comida italiana muy buena. Sí, ya sé que es muy loco comer en España platos italianos, pero es que yo extraño muuuucho las pastas por más que me encante la comida española.


Si vos sos una de las mías y andás por la Gran Vía madrileña, cerquita del Callao, se encuentra este prodigio de la mesa italiana.
Empezamos con una fonduetta de queso ( sí, ya sé, de origen francés,,,es que ya sabés lo quesera que soy, no?).



Las pastas ni tiempo me dieron para sacar fotos, que ya estábamos en el postre. Obviamente unos ricos tiramisús.

Con la campera que habíamos buscando ya estaba lista para emprender el viaje a Sevilla. Es que se nos ocurrió que estaría bien bonito dejarnos caer por una ciudad tan, pero tan hermosa!



Esperamos el regreso del Vasco y allí nos fuimos los tres. Directo a Atocha, par tomar el tren de alta velocidad que en poco más de  2 hs, nos dejaría en el corazón de Andalucía.




Hay equipo!!!



Vamos muchachos que este tren no espera.





Y así el tiempo que demoramos en ver la proyección de una película, estábamos llegando a la estación de Santa Justa.



Al salir de la estación nos pusimos en la cola para tomar un taxi. Los coches buenísimos todos!



Y nos vamos para el hotel. Pero eso te lo contaré el lunes. Abrazo grandísimo y muy buena semana. Que sucedan cosas bonitas y que tomemos decisiones que nos sirvan para lograrlo!
Nos vemos!


miércoles, 17 de mayo de 2017

De compritas en Heathrow y hasta todos los momentos Londres

Dejar Londres siempre da penita. Por más días que estés , siempre resulta poco el tiempo. 
Pedimos un taxi en el Citadines para que nos llevara hasta la T5 de .Heathrow. Se puede llegar perfectamente en metro, pero estábamos con bastante equipaje así que preferimos no estar lidiando con las valijas por las escaleras y vagones del underground



Ni bien entramos, hicimos los trámites para embarcar, pasamos a la zona free shop. Y allí se abre otro universo de puro consumo con ciento de posibilidades.


Entramos en dos tiendas en las que no solemos entrar por el prejuicio de lo carísimo que es todo allí. Menos mal que lo hicimos. Fortnum & Mason , es una, y Harrods ( que la visitamos en uno o dos viajes de los primeros) es otra.
A partir de aquí te voy a compartir una serie de fotos de todo lo que me quería traer y casi última con lo que finalmente compré y motivó que casi detuvieran al Vasco antes de volver a Argentina.

Vajilla para el té que era un primor.




Huevos de pascua que también arrancaban suspiros.



El famoso osito Padingtton,personaje de la literatura infantil inglesa y que mis sobris y yo adoramos al ver la película en  cuestión, era un delicia total.




Tés a cual más atractivo por las latas y los aromas


Este bar de Fortnum & Mason de una topetitud exquisita.





Mirá estas viandas...por favor. Son una verdadera locura. Distintos menúes  posibles enfundados en una presentación que enloquece realmente.



Ves estas latas divinísimas? Qué creés? Por supuesto estaban llenas de galletitas para el té de las five o'clock. Pero lo más maravilloso es que además son unas cajitas de música que cuando éramos niñas por lo menos a mí, me volvían loca.
Tanto fue el berretín que, aunque entendía a todas luces, lo difícil que sería hacerla llegar con vida útil hasta nuestra casita en Almagro-Boedo, teniendo en cuenta que estábamos a mitad de viaje, mi corazón de niña antojadiza y soñadora, pudo más y se vino con nosotros, ni más ni menos que la más grande de todas.


Qué te dije de los semi turbantes?


Realmente feliz como una perdiz con la lata cajita musical llena de galletas en la mochila del Vasco, seguimos caminando por las tiendas. El Vasco también se dio sus caprichos, comprando algunas variedades de gin tonic.

Todas esas "vinchas", semi turbantes para la cabeza. Alta moda, lectora amiga!



Contentos nos decidimos a pasar los controles y disponernos a esperar el vuelo que nos llevaría a Madrid donde debía estar mi madre esperándonos.




Vuelo corto, viajamos juntos.


Disfrutamos del atardecer.Mucho! Cuando estás atravesando el cielo tan sentadito dentro de ese pájaro de "lata" parece siempre mentira que estás atravesando el cielo, ese mismo que esperás que cobije a  nuestros amores que partieron antes que nosotros.En fin.,..


Que estamos volviendo a Madrid para empezar un nuevo tramo del viaje , pero ahora en compañía de mi mamá a quien motivamos muchísimo para que viajara sola por primera vez en sus 74 pirulines a las Uropas. Así que venciendo el miedo lógico de enfrentar esa aventura sola, se dejó convencer y con todo el duelo a cuestas, vio que pudo hacerlo sola sin mi papucho, para acompañarla y asistirla en lo que pudiera necesitar. O quizás con su compañía,. Quién sabe. A mí el haberla impulsado tanto me generaba una ansiedad extra. Zona de riesgo para mí, pero este viaje no hubiera podido hacerlo de ningún modo sabiéndola sola a tan poco de que mi papá haya fallecido.

Así que ya te contaré cómo sigue este tramo tan diferente. Pero eso será el viernes. Un besote gigante y nos vemos. Si?