viernes, 19 de mayo de 2017

Con mamá por Madrid


El reencuentro con mi madre me provocó muchísima ansiedad. Es que era la primera vez en sus 74 años que emprendía un viaje sola. Sola. Siempre con mi viejito hermoso para todos lados, más cerca más lejos, en auto, en tren o en avión, pero juntos.
Al faltar mi papá se le presentó un enorme , enorme, enormísimo desafío.
Llegar sola a Madrid y pasar unos días así hasta que se diera nuestro encuentro.

Coraje de vivir a mi madre no le faltó nunca, al contrario. 
Sin embargo el vivir con un esposo taaaaaaaaaan compañero, le prodigó 50 años de un amor a prueba de tsunamis, pero por cómo lo encararon, le restó libertad para ir y venir . No es que mi viejito se lo prohibiera, es que ni se le ocurría a ella tener ese tipo de iniciativa.

Pero ahora la impulsamos con mis hermanos a que viva esa libertad en todo lo que le venga en gana hacer.

Con el Vasco le ofrecimos viajar a Madrid y así pasar unos días juntos en una ciudad y en un país que mi madre adora.

El Vasco a su vez tenía reuniones por cuestiones de trabajo, así que aprovecharíamos para andar a nuestras anchas con mi viejita.

Nos encontramos en el salón donde se toma el desayuno. Ya el Vasco había partido para el norte español a lo suyo,


Fue desayunar y arrancar.Estábamos muy felices por el encuentro!!!!


Anduvimos caminando y comprando y chsusmenado sin freno,.
Ella en busca de una buena campera de abrigo para ella y regalos para mis hermanos, nueras, amigas y nietas.Así que dimos vuelta toda Madrid!

Al mediodía entramos a almozar a Gino's, un restaurante donde hacen una comida italiana muy buena. Sí, ya sé que es muy loco comer en España platos italianos, pero es que yo extraño muuuucho las pastas por más que me encante la comida española.


Si vos sos una de las mías y andás por la Gran Vía madrileña, cerquita del Callao, se encuentra este prodigio de la mesa italiana.
Empezamos con una fonduetta de queso ( sí, ya sé, de origen francés,,,es que ya sabés lo quesera que soy, no?).



Las pastas ni tiempo me dieron para sacar fotos, que ya estábamos en el postre. Obviamente unos ricos tiramisús.

Con la campera que habíamos buscando ya estaba lista para emprender el viaje a Sevilla. Es que se nos ocurrió que estaría bien bonito dejarnos caer por una ciudad tan, pero tan hermosa!



Esperamos el regreso del Vasco y allí nos fuimos los tres. Directo a Atocha, par tomar el tren de alta velocidad que en poco más de  2 hs, nos dejaría en el corazón de Andalucía.




Hay equipo!!!



Vamos muchachos que este tren no espera.





Y así el tiempo que demoramos en ver la proyección de una película, estábamos llegando a la estación de Santa Justa.



Al salir de la estación nos pusimos en la cola para tomar un taxi. Los coches buenísimos todos!



Y nos vamos para el hotel. Pero eso te lo contaré el lunes. Abrazo grandísimo y muy buena semana. Que sucedan cosas bonitas y que tomemos decisiones que nos sirvan para lograrlo!
Nos vemos!


6 comentarios:

  1. Ayyyy Marian, qué linda, qué Diosa, qué chic y qué joven se ve tu mamá a sus 74 años!!! Buenísimas las fotos que le tomaste! Y como siempre, de diez lo que mostrás con los comentarios justos y necesarios para cada toma.
    Beso enorme!
    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi madre es todo un personaje....pero tiene una polenta envidiable! Besotes Ana y buen finde para Vos!

      Eliminar
  2. Divina tu mamá, muy jovial! Se nota que disfrutaron.Besos!

    ResponderEliminar
  3. Que buena idea motivar a tu mamá para viajar sola ,se la ve fantástica con sus jovenes 74 años, Espero más fotos de España juntas ,Besote y buen finde Susines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Susines, asi será! Nos Espera por delante una Sevilla que enamora! Abrazo grande para vos también!

      Eliminar

Y ¿qué te pareció?.Gracias por pasarte y alimentar este espacio. Si es con buena onda, muchísimo mejor.