viernes, 26 de mayo de 2017

Hoy toca visitar la casa de Cayetana de Alba, la Duquesa.

Quizás te preguntes, cómo es que estando en Sevilla, acabamos yendo a visitar el Palacio de Dueñas, la casa más querida de la Duquesa de Alba.


Qué quién es la Duquesa de Alba  o María del Rosario Cayetana Fitz-James Stuart y Silva?

"Cayetana fue una noble y aristócrata española, XVIII duquesa de Alba de Tormes,  duquesa de Berwick, Grande de España, jefa de la Casa de Alba y destacada figura social. Fue la tercera mujer que ostentó el título ducal de los Alba por derecho propio y era descendiente directa del rey Jacobo II de Inglaterra a través del hijo bastardo James Fitz-James, que dicho monarca tuvo con su amante, Arabella Churchill.

Según el Libro Guinness de los récords poseyó más títulos legalmente reconocidos que ningún otro noble en el mundo: era cinco veces duquesa, dieciocho veces marquesa, veinte condesa, vizcondesa, condesa-duquesa y condestablesa, además de ser catorce veces Grande de España, la mayor dignidad nobiliaria del reino por lo que se ha dicho que fue la noble más admirada del mundo por sus contemporáneos."

Pero para nosotros, siempre fue simplemente Cayetana.


Qué cómo hemos llegado a tenerle cariño a este personajón de la historia española? Si te lo cuento, te vas a morir de risa, pero aquí estoy, parta contártelo todo.


Desde que los canales de cable están en el país,  TVE ( Televisión Española) es la sintonía casi fija en casa, por distintas razones. Cine, cultura gastronómica, algunas series que seguimos desde hace tantísimo, algunos músicos y cantantes y nuestra pasión porque España se ha vuelto nuestra ventana al resto de Europa.( Ahora Netflix, le roba protagonismo, si...lo sé). Lo cierto es que tenemos algunos favoritos y entre esos programas hay uno de "cotilleo" ( chismes del mundo artístico) versión ultra light llamado Corazón Corazón, que me mantiene al día con lo que ocurre en la farándula española. 
Y fue en ese programa de sólo media hora que supimos de su existencia.




No nos deslumbró la chorrada de títulos nobiliarios que tenía Cayetana, al contrario eso a mí me da escozor, creo fervientemente en la igualdad entre todos los seres humanos y nada de lo monárquico o de la nobleza me despierta alguna simpatía.


Pero Cayetana nos conmovió desde el minuto 1 porque ya pasaba los 80 años y era una mujer que con esa edad y con toda el agua que había corrido bajo su propio puente, vivía como se le daba la gana, como una vieja hippie, combativa, nada convencional, quien se había vuelto a enamorar de un señor algo menor que ella y que la amaba desde su juventud, quien se decidió a gritar ese amor al mundo a los 4 vientos , a repartir su fortuna entre sus hijos para que disiparan dudas sobre Alfonso y así casarse con él.  a seguir viajando  de su mano a pesar de todos los achaques de su edad y de una enfermedad que la fue invalidando poco a poco.


Cayetana se casó por tercera y última vez en esta casa sevillana, donde  antes había nacido y vivido su niñez Antonio Machado. Una casa muy querida por ella y con razón.



También en esta casa murió. Con su salud muy debilitaba , ocho meses después de su 88 cumpleaños, la duquesa de Alba falleció allí en el Palacio de las Dueñas arropada por el amor de Alfonso, su esposo.



Todo Sevilla la vivó al casarse con Alfonso y la lloró a raudales al morirse en esa ciudad amada.



Esa palacio estuvo cerrado al público claramente, mientras fue la casa donde vivió con Alfonso
.
Una vez fallecida, su hijo mayor, el actual Duque de Alba ( bastante amargo por cierto y muchísimo menos querido por el pueblo sevillano), abrió la casa como museo para que todos quienes la habían querido y admirado tanto a Cayetana pudieran conocer un palacio semejante, en definitiva su casa.


Es una casa llenísima de recuerdos.
La personalidad de Cayetana se hace presencia en cada milímetro de la casa.









Amaba a la Hermandad de los Gitanos, los caballos, los toros y el flamenco, más que a nada en el mundo.Bailaba flamenco, cuestión bastante criticada en su entorno aristocrático. Pero es que Cayetana era de su pueblo, de la gente de a pie, a quienes ayudaba, quería y entre quienes se mezclaba como una más.











Escaleras arriba, se encuentran las habitaciones cerradas al público, porque es el dominio que utiliza la familia en la actualidad.













Muy religiosa, devota ferviente de la Iglesia del Valle y Santuario de Nuestro Padre Jesús de la Salud y María Santísima de las Angustias Coronada, popularmente conocida como la Hermandad de los Gitanos, donde por su voluntad hoy descansan sus cenizas.



Una mujer rebelde, que se comió el mundo a su manera, amó y fue muy amada, que dio pelea, una mujer incombustible, que siempre nos resultó fuente de inspiración.


Bailaba, cabalgaba como un jinete experto, viajaba, pintaba, amaba, ayudaba,,,,todo con igual pasión e intensidad.











El Vasco y yo les fuimos siguiendo los pasos como a una rock star . No importaban sus años, sino su fuerza y ganas de vivir. Su vitalidad y ganas de quedar a manos con la vida.


Donde quiera que estés, Cayetana, Dios te guarde por siempre.

Y a vos querida lectora o  lector , que la vida te inspire, te lleve de paseo detrás de lo que sueña tu alma, que vos y yo seamos incombustibles como Cayetana y que nos quede corta la vida por vivir.
Buen fin de semana. Que estés súper bien!