viernes, 7 de abril de 2017

El viejo mercado de Oporto y sus tiendas aledañas.

En el último post anduvimos por Los Clérigos, donde almorzamos para el olvido. Pero  para reponernos de esa comilona que no habríamos de repetir ( una pena realmente, porque en Oporto se come de puta madre y a muy buen precio, teniendo en cuenta relación calidad y costos. Pero eso ya les contaré más adelante).
No quedaba más que andar cuesta abajo.




Es de viajero mirar hacia arriba y hacia abajo SIEMPRE!!! Por favor, no hagas la del turista apurado que saca su cámara de fotos y empieza a disparar a mansalva sobre lo que se espera de él para cuando vuelva a su casa. O al menos no te vuelvas sólo con ESAS fotos que todos los que viajamos tenemos. No te pierdas los detalles. Demorarse en ellos tiene una recompensa diferente, porque hablan mucho más de ese lugar que los monumentos tan vistos por todos ya. Cuando posás tu mirada y tu alma sobre algo que nadie antes había reaparado, te sentís un adelantado, un genuino descubridor y eso que - te parece que sólo vos miraste - será de los mejores recuerdos que te vas a traer. Te lo aseguro. Así que en Oporto, mirar en todas las direcciones es OBLIGATORIO.


Ya estamos muy cerca de la zona del viejo mercado popular de Oporto. Y tiene mucho de ternura encontrarse por ahi cerca, vidrieras como esta. Todos los contrastes estéticos es lo que hacen a Oporto tan singular, tan moderna y tan vieja a la vez.



Si andás por la zona drl mercado, seguramente vas a pasar por delante de esta confitería. Si así fuera, entrá y llevate lo que para nosotros serían medialunas. Una confitura increíble para aplauso, medalla y beso.





Bueno, pero a lo que vamos. Meternos a chusemear en el mercado.



Nosotros llegamos al atardecer, así que ya no había mucho abierto. Es muy antiguo y tan igual a cuando comenzó a funcionar. Por lo mismo se ha vuelto - en parte - "turístico". Nosotros aprovechamos para comprar fruta.



Y vino Oporto, claro.













Con nuestra fruta y el vino bajo el brazo, salimos con la intención de recorrer los alrededores del mercado, que tienen mucho encanto.


Ay las latas...cada diseño es ALUCINANTE!


"Comer e chorar por mais", otro tesoro de lo gastronómico.



Y el diseño arquitectónico de la tienda, también gastronómica de "A perola do Bolhao" es de una preciosura única.




Seguimos ahora por la peatonal, mirando para arriba, para abajo y en todas las direcciones posibles. Pisos, frentes de edificios, negocios, cafeterías,  azulejos por doquier...Oporto.




La Capilla de las Almas, una iglesia pequeña recubierta su fachada totalmente  por esos azulejos portugueses tan arrobadores, en plena arteria comercial y peatonal. Imperdible, sin dudas.


El famoso Café Majestic. Otra joya de esta ciudad.



Y así ponemos rumbo al hotel, caminando con esa felicidad del día pleno, de la alegría que por fin visita al alma, de saberte en un lugar que nunca, nunca habrás de olvidar y que no pasará a la lista de los " estuvo bueno, pero no sé di da para volver..." 
No, señoras y señores, a Oporto habremos de volver. 








A vos qué es lo que más te gusta fotografiar? O sos más de filmar? Qué te enamora dr una ciudad?
Te gusta recorrer los mercados y tiendas tradicionales? Entrás a todas las iglesias y museos o son más bien callejero/a? 
Dale, contame!

Te espero el lunes por acá, que nos vamos para la zona baja, a disfrutar del río Duero, de lo más emblemático de esta ciudad robacorazones. Muy buen fin de semana!!! Que estés bien! Abrazo viajero!

13 comentarios:

  1. Que lindo como captaste tantos detalles con tu camara. Realmente vale la pena detenerse a ver todas esas cosas tan singulares. Sigo diciendo que esos azulejos son de ensueño. Las callecitas también se ven divinas..
    Parece una ciudad fantastica para visitar y recorrer..
    buen finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SÍ, Esteli...realmente Oporto vale la pena. Besos y buen finde!

      Eliminar
  2. Callejera!!! Mil veces! Me encanta caminar mirando las calles y las casas e imaginar historias. La primera vez saqué un montón de fotos y, a partir de ahí, empecé a pensar las fotos. Saco aquello que me va a recordar el momento. Me di cuenta de que me pasaba el día viendo más a través de la cámara que llenándome la vista! Qué lindo todo, Mariana!. Abrazos! Andrea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenés mucha razón. Un modo sabio de conectarse con el lugar. A mí todavía me puede el vicio por la fotografía. Abrazo!

      Eliminar
    2. Si. Igualmente yo creo que me hago un poco... No menos de 400 fotos. Ojo, eh?? Besos!!

      Eliminar
  3. Maaaariaaaan, cuanto contaste ya de tu viaje a Lisboa y yo recién me entero!!!
    Que hermosas fotografías, por Dios! Qué bella ciudad, cuanto encanto tiene! Ese viejito (dicho con mucho respeto) allí arriba tocando un instrumento o algo por el estilo, las rejas haciéndole un marco perfecto y más atrás, como telón de fondo las imágenes de las chicas sensuales, ja, ja, de película!
    Hermoso todo lo que mostrás y me alegro que hayas vuelto al ruedo.
    Un beso enorme!
    Ana

    ResponderEliminar
  4. Estoy emocionada ¡¡¡¡¡¡¡¡¡ porque creo que el destino elegido por Roman para nuestro proximo viaje es una joya que nos enamorarà a primera vista. Anoto y anoto lugares para no perderme nada...y respecto de la fotografia creo que soy un gran combo pero mi ojo apunta al detalle , a la intimidad...amo la fotografia amo viajar y amo este blog tan tan inspirador <3 te abrazo hermosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, gracias, gracias, Patri...siempre tan amorosa!!!Román tiene buen ojo para elegir destinos de viaje..eh! Van a flipar con Oporto, es de una belleza decadente que emociona. Me hace muy feliz saber que este humilde blog puede hacer de duende inspirador. Besotes

      Eliminar
  5. Qu e hermosa ciudad !!!!!o son tus fotos que la hacen ver tan bella...? Me encantan los museos y las iglesias,pero en su justa medida,dosificando y seleccionando,pero la calle...es lo mejor de cualquier lugar!!!!!Besote enorme. Susines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué lindo Susines tenerte otra vez por acá! Sí, nosotros también visitamos lugares de esos a los que no deberías dejar de entrar...pero callejear no tiene precio! Besotes, Susines!

      Eliminar
  6. Soy de las tuyas... mis fotos preferidas son las de detalles, esas que me hacen recordar a esas flores en la mesita de ése café. La ventana de esa casa en aquella callecita... si, me gusta pasar por los clásicos, pero también callejear y sentirse por un ratito parte de ésa ciudad que tenés la oportunidad de conocer. Todavía no tengo ticket, pero ya viajando con tus posts! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué lindo sentirse, aunque más no sea por un ratito, parte del lugar. A disfrutar cuando toque Vero.

      Eliminar

Y ¿qué te pareció?.Gracias por pasarte y alimentar este espacio. Si es con buena onda, muchísimo mejor.