sábado, 23 de junio de 2018

¿Lo que sucede siempre conviene?

Buongiorno gente linda! Sí, soy yo, que se dobla pero no se rompe, la que sigue soñando sueños.

Me siento un poco extraña volviendo a este espacio. Pero deseo reapropiarme de él,  sentirlo otra vez bien  mío, y tan tuyo como cuando algo de lo que posteo resuena en vos, volver como a se vuelve a ese amigo al que no ves por un buen tiempo, pero al momento del encuentro todo se arranca como si nada, como cuando era adolescente y corría a mi diario personal, para volcar ahí todo ese mundo que me hacía sentir incomprendida.

Desde octubre pasado no es que hayan pasado grandes cosas. Más bien, me arrasó lo cotidiano, el trabajo que puede demandar más de lo que se supone y los problemas que afectan a los míos, y los hago tan propios que me duele el cuerpo, el alma y mi cabeza se empeña en no despejar.

Teníamos armado, comprado, pago para el enero  con que se inició el 2018 un viaje a algunas ciudades de Europa. Viaje en el que había volcado una vez más  toooooooodo mi entusiasmo, amor y pasión. Pero ya se sabe que el hombre propone y Dios, o como quieras etiquetar, dispone.

Nada de vida o muerte, pero el Vasco no pudo dejar su laburo de ninguna manera y hubo que reprogramar todo para más adelante. Así que ya habrás visto por Instagram que ese viaje superó en creces lo que teníamos pensado y fue, quizás , el más hermoso que hayamos vivido alguna vez.

Parecía que no había modo de sentirme feliz si no había valijas de por medio. Y de a poco, aunque podría haber viajado sola sin inconveniente alguno - tanto por él como por mí- elegí quedarme y aprender a pasar el verano en casa. Ojalá puedas comprenderme...te juro que cero tilinguería!

Al principio creí que no iba a poder, pensar en el viaje que podría haber sido y no fue para ese enero y febrero pasado, reconvertir todas esas ilusiones sin que se convirtieran en bilis que me jodieran  el hígado  fue un laburito doloroso pero necesario y eso me permitió de a poco, encontrarme disfrutando de mi casa, de cada rincón, de andar sin tiempos, sin relojes, sin obligaciones, sin pensar en salir corriendo a cualquier lugar con tal de entretenerme. Me gusta mucho estar sola. Sí, soy una loba solitaria, a pesar de que bien sabés que me lo paso bomba en compañía de los que amo.

Lo que sí me propuse fue regalarme  un momento del día que- sin importar qué fuera lo que me encontrare haciendo- me hiciera genuinamente feliz. Hacer consciente ese momento. Y podés creer que fue un verano de la san flauta?

Mi modesta casita se transformó en bunker de amigas que no suelen vacacionar en verano, al resguardo del aire acondicionado, pelis francesas, italianas y españolas que tenía atrasadas, algunos libros y la auténtica dolce far niente. El Vasco trabajaba a destajo tratando de sacar adelante un embrollo gigantesco que se le había armado y sólo él podía solucionar. Y yo, por primera vez en  toda mi vida toda pasé un verano - casi de cabo a rabo- en casa. Y fui muy feliz!!!! Para mí un viaje no supone unas vacaciones, es muchísimo más, es la ilusión desde que abro el mapa por primera vez hasta cada dato que voy encontrando como perlitas en un cajoncito de abuela.

Cómo me cuesta soltar, dejarme fluir por los acontecimientos que me acometen en todo momento. No me considero en nada estructurada, sin embargo cuando en mi cabezota se urdió un plan viajero con todas las de la ley, no hay quien le pueda a mi testarudez. Ay qué VASCA soy...!!!!

La cuestión es que pasó el verano, fui feliz, tuvimos un recreito de semanita en la vecina y tan bonita Santiago de Chile y hace nadita volvimos de ese viaje a la Europa de la que tan fanáticos somos y que entiendo que fue mil veces más hermoso del que habíamos planeado. Sé que no siempre lo que sucede conviene, cómo podría ser eso cuando hay enfermedades o partidas de por medio. O quizás así sea pero mi espíritu no está tan elevado como para entenderlo aún.

Lo cierto es que mi alma de valija se vio obligada a aquietarse pero nunca se rindió y logré paz y alegría en mi alma tanto en vuelo como en tierra firme. Vuelvo, vuelvo "como se vuelve siempre al amor."

Pronto te estaré contando de esos viajes. Me los estaré renarrando, recorandando...es decir volviendo a pasarlos por mi corazón. No espero que estés ahí del otro lado guardando fidelidad a este espacio que fue cobardemente abandonado por mí, pero de todos modos me gusta imaginarte leyendo y viajando con nosotros.

Dicen que los blog pasaron de moda, a mí me gusta conservarlos aunque me borre cada tanto o cada mucho, porque es mi modo de ir construyendo memoria.

Así que si estás de ese otro lado...buena vida para vos, para tus sueños alas y coraje. Abrazo lector/ lectora de tantas andanzas. Que estés bien y siempre gracias!




9 comentarios:

  1. Que bueno que volviste al blog, porque cada viaje que armo, lo primero que hago es pasar por acá. Gracias por compartir tan lindo, abrazo de lector!!!!
    Andrealo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero qué amor!!!A ponerme las pilas entonces para no defraudar!Abrazo!

      Eliminar
  2. Yo acá sigo, fiel a este espacio..
    Te seguí un poquito en instagram asi que sabía que andabas de viaje, pero confieso que esa red social no termina de llegarme.. que se yo, cuestión de gustos..
    Que bueno que haya sido un viaje tan hermoso, y que también hayas podido aprovechar el verano en la ciudad.. y si, cada cosa tiene lo suyo. Viajar es lindísimo pero está bueno también encontrarse con el hogar. Yo tengo tan poquitos días de vacaciones al año que me gusta aprovecharlos con algun viaje, pero teniendo más días el calor del hogar es lindo.
    A la espera de esos relatos y fotos, todo eso promete.
    Buena semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Estrellita, me perdí por dónde va tu vida...lindísimo volver a encontrarte por acá. Una amorosa total! Abrazo y ya me pondré al día! Abrazazo!

      Eliminar
  3. GENIAAAAAAAAAAAAAAAAAA MI AMIGA DEL ALMA!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. ...donde quedamos en reencontrarnos ? ...creo que fue exactamente aquí, donde comenzaste tus relatos otra vez...te leo desde ya casi mi despedida de Paris, esa que es tan tuya , y me emociono... porque si mantenes vivas tus historias de Alma de Valija me inspiras a continuar con las mias, que tejen recuerdos , que reavivan sueños...los tiempos de escribir son los que se sienten , y si hoy volviste a este espacio es porque nunca te apartaste de él...aqui te encuentro Mariana , a vos... a tu amor , a tus consejos inspiradores y lo más bello que dejas...tu alma <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Patri, viajera a flor de piel...cómo celebro cada viaje disfrutón que hacen con tu compañero de vida...y sí, a mí tambiém¿n me gusta volver y que vos vuelvas. Abrazo fuerte!

      Eliminar
  5. Que bueno que volviste!! Me encantan tus relatos!

    ResponderEliminar

Y ¿qué te pareció?.Gracias por pasarte y alimentar este espacio. Si es con buena onda, muchísimo mejor.