viernes, 29 de julio de 2016

Casi toda Roma en un día 3° parte. Del Trastevere a Piazza Spagna

Lo prometido es deuda. ¿Comer rico, rico en el Trastevere? Sí, es más que posible.  Carmela que nos había llevado a comer a Checco , nos había hablado de la buena comida y mejor atención de Grazia Graziella. Así que después de tanto caminar,  debíamos repostar fuerzas y diré que fue una muy buena recomendación. Elegimos tomar el almuerzo adentro, porque el salón era muy bonito, aunque toda la gente se mataba por tomar una mesa afuera. Nosotros esta vez, buscábamos más intimidad.


Ese mueble revestido con pinoteas recicladas y cargado de decenas de cajoncitos de imprenta otra monadita.



El nombre del restó hace referencia a una antigua marca italiana de bicicletas.



No me digas que esta tapa del libro de la famosa Caperucita no es amorosa?



Esta heladera Fiat, me recordaba las viejas Siam.


El servicio buenísimo y la comida muy rica. Es que la materia prima, la borda.


Yo quería repetir la experiencia de la deliciosa carbonara. Y...bingo!


El Vasco, tentó a la suerte con la amatricciana. Y cantó línea con alegría.


Al tiramisú no le dimos tiempo para que se pusiera para la selfie.


Antes de irnos nos regalaron chupetines, nos convidaron con lemonccelo y unas cokies de limón que estaban deliciosas.
Buena onda genuina 100%. Ambiente relajado y rica comida.

 



El día había empezado hacía mucho ya. Así que salimos del Trastevere a patita para dirigirnos hacia el Panteón ( 1.8 km)




La imagen de este sacerdote de sotana en bicicleta, me recordaba alguna película de Alberto Sordi.

 






Aprovechando que todavía había sol para rato...de allí nos fuimos por Vía Condotti a Piazza di Spagna ( 1,1 km)

 

Y allí nos quedamos hasta que empezó a caer el sol.



Lookete.



Mientras la caminata se hacía cada vez más gustosa, las terrazas se empezaban a poblar de turistas, viajeros y de romanos tan bellos como este tanito elegante. Podés creer la elegancia del pibe?


Todo había sido una fiesta pero nunca habíamos caminado tanto, tanto. Así que de allí a casita ( otro kilómetro).






En todo este largo y feliz día recorrimos casi toda la Roma bella para disfrutar. Por supuesto que podés hacerlo si ya le has dedicado tiempo suficiente al disfrute en cada lugar, pero sí solo tuvieras un día, te aseguro que no te olvidarás de todo este circuito de algo más de 10 km. Aunque hemos dejado fuera otros rincones preciosos como el Coliseo Romano, pero danos un rato para descansar y volveremos a salir para verlo de noche.

Hasta el lunes ! Muy buen fin de semana! Y gracias por revivir el viaje con nosotros!










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Y ¿qué te pareció?.Gracias por pasarte y alimentar este espacio. Si es con buena onda, muchísimo mejor.