lunes, 24 de octubre de 2016

La peatonal más hermosa de Vitoria: Paseo de Fray Francisco de Vitoria

Resulta que a mí me gusta muy mucho andar sin rumbo cuando estoy en plan paseo para descubrir la idiosincracia de los lugareños. Esa mañana di varias vueltas y llegó un momento en que me desorienté. Cosa rara, porque suelo ser el GPS  más fidedigno que hay en mi familia.


Sin embargo esa mañana ocurrió y terminé preguntándole  por mi paradero, a una pareja oriunda de Vitoria  super amables quienes me indicaron no sólo dónde estaba sino también lugares que no debía dejar de visitar.


Y así fue como, conversación mediante, me guiaron hasta este paseo que vamos a iniciar juntos. Una recorrida por el bellísimo Paseo de Fray Francisco de Vitoria.


Son algo más de 4 km peatonales en una traza prolijísima, re contra arbolada, con casas señoriales de finales del siglo XIX  y comienzos del XX a ambos lados de ese camino hermoso, que bien vale la pena conocer.




Aquí el Museo de Bellas Artes para difundir la obra de los artistas vascos de Álava.




No hay cómo no enamorarse de estas casas, de este verde estallando a cada paso, de este camino que sin dificultad alguna invita a andar, andar y andar.


Mirá la belleza de este balcón cerrado con ventanales y vitreaux.




La limpieza y prolijidad es algo a destacar. ¿Por qué nos cuesta tanto a nosotros tener conciencia de que los espacios públicos nos pertenecen a todos y a cada uno de los contribuyentes de cada comuna?.  En fin...
Con lo bonita que es nuestra Argentina,  hay ciudades que dan penita por lo maltrechas, sucias, rotas y descuidadas.




Estos se rateraron....ja! Las tres chicas con sus muchachos. ¿No son hermosos?


Y este cafecito a pleno sol?  Acá voy a volver a tomar alguito y descansar de tanta caminata.


Sigo caminando sin dejar de mirar em todas direcciones.


Y estos árboles de castaño en flor. La mejor decoración natural para semejante escenografía.






Sus plazas, parques y calles tachonados de plantas, árboles y flores. Todo de un verde brillante bien hermoso.


Flores y más flores!




Y tal como me lo prometí,  senté mis posaderas a descansar, también a disfrutar del sol y de la gente que se hacía un rato para tomar algo en plan puro disfrute, acá se respira 0 stress , acá hay tiempo. En este café  funciona la radio local FM 98.3 y el barman era un mendocino macanudo que estaba fascinado con la ciudad y la excelente calidad de vida que tenía Vitoria. Curiosidades al paso, vio?
La topetitud de las amigas...merecería un comentario aparte. Pero no.



Estas dos amigas tomaban un aperitivo antes de volver a casa a preparar el almuerzo. Las tenia sentadas al lado y aunque trataba de abstraerme de la conversación, la charla de dos mujeres siempre es tentadora.



Y cómo disfruté de ese ratón al sol y sin apuros. Dejándome arropar por la tibia primavera y una sensación de calma y bienestar increíble.






Seguí después la caminata y todo era belleza sin más.



Al final del camino me esperaban unas amapolas silvestres de ensueño. Me creés si te digo que nunca las había visto, salvo en la cajita de uno de mis perfumes de Kenzo?
Soy chica de departamento. 



Seguir disfrutando el único plan del día.


Y no sé si fue el asombro de sentirme en primavera en pleno mayo que me duró hasta el final del  viaje y creo que hasta hoy aún, no dejaba de maravillarme por la variedad de plantas, flores y árboles de una ciudad "gris"(¿what?)




Me sorpendió muchísimo la presencia de la comunidad árabe en esta ciudad vasca, sobretodo porque - como buena descendiente de antepasados vascos -sé del orgullo de saberse propio de la vascongada. Celebro que haya lugar para todos en esta ciudad, lo mismo debería ocurrir en un mundo cuyas fronteras ya quedaron  obsoletas a mi modesto modo de ver y entender.



Bueno, el miércoles te sigo compartiendo esta ciudad preciosa. Cuando recuerdo que al Vasco lo advirtieron de que era una ciudad "gris" sin atractivo alguno, no dejo de pensar en el dicho español " para gustos...los colores".



A mí me aportó serenidad, la alegría espiritual de las cosas bellas y el disfrute de andar sin prisas, que en este mismo momento estoy necesitando tanto.

Seguro ya sabés que estoy  atravesando un momento personal muy difícil, y me aferro a este espacio como a una mascarilla de oxígeno . Quisiera que todo fuera paz, alegría y belleza. Por ahora solo una pena inmensa y la jodida incertidumbre de no saber cómo termina el cuento que me están contando.
Si algo de lo que te comparto te llega con la misma amorosidad con que lo hago, te gusta o te hace bien, sólo te pido que me pienses con buenos deseos.
Gracias, gracias, siempre! Y que empieces bien la semana!

18 comentarios:

  1. Aca van buenos deseos para vos..
    Y si, a veces pasa que toca pasar por momentos duros.. fuerza para ir superandolos y transitandolos de la mejor manera posible.
    Las fotos del post preciosas, bonito paseo.
    Un gran abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Estelita!!! Y si...es la vida misma con todos sus matices.

      Eliminar
  2. Qué lindo post Mariana. El verdor que hay en esa ciudad es de no creer. Todo muy lindo, muy limpio, muy cuidado, muy respirable... Me quedo sin palabras! Qué suerte que te perdiste, ja, ja!!!
    Desde aquí te mando toda la fuerza del mundo, toda la energía positiva que te puedas imaginar y mucha, pero mucha fuerza...
    Un abrazo grande!
    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si...Ana...nunca mejor dicho,qué suerte que me perdí!! Gracias por el abrazote!

      Eliminar
  3. Todos les mejores deseos para vos y tu familia, besos.

    ResponderEliminar
  4. No conozco Vitoria,me lo apunto para mi proximo viaje,muchas gracias por tus " crónicas " y mucho ánimo en estos momentos difíciles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por alentarme con las "cronicas". Y sí,Vitoria es digna de ser incluía en un viaje porque es preciosa! Gracias por el abrazo virtual,todo suma!

      Eliminar
  5. No conocía Vitoria,me lo apunto para el próximo viaje,muy buena crónica.Muchos ánimos en estos momentos dificiles

    ResponderEliminar
  6. Que bella ciudad ! las casonas,el arbolado.las calles... todo hermoso ! Me emocionó mucho la foto de las amapolas silvestres, el año pasado las vi por primera vez en la Toscana formando increíbles alfombras rojas.Mariana ,te mando mis mejores deseos y mucha luz para iluminar estos momentos de tinieblas.tené fe y confianza en que las cosas tomen rumbo positivo. Un beso grande Susines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué imagen más bella me regalás con esas amapolas de la Toscana...! Mil gracias por todo!

      Eliminar
  7. Hola! me gusta pensar que caminamos juntas esas hermosas calles y comentamos sobre cada detalle...tanto me transportan tus fotos y posts que me dan ganas de hacer la valija. Por supuesto en nuestra charla hablamos de los momentos dificiles y te digo que estoy deseandote lo mejor. Un abrao grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué hermosa la manera en que me hacés sentir acompañada! Gracias por tus palabras. Recibo y retribuyo tu abrazo!

      Eliminar
  8. Que lindo es viajar con vos !!!!!Gracias por llevarme de la mano en tus viajes virtuales. Te mando toda mi onda positiva!!!!Bssssss Cristina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cristi! Gracias por animarme con el blog y más aún por tu afecto!

      Eliminar
  9. Claro que me gusta y claro que te pienso con cariño!! Abrazo fuerte, fuerte. Andrea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que me hace bien saberlo, Andrea! Mil gracias!

      Eliminar

Y ¿qué te pareció?.Gracias por pasarte y alimentar este espacio. Si es con buena onda, muchísimo mejor.