martes, 29 de septiembre de 2015

"Vivir es fácil con los ojos cerrados"

Gracias, gracias, gracias por los muchos y distintos modos de decirme “estamos con vos, queremos saber qué pasa y nos gusta leerte”. Si  lo dejé fue porque me cuesta encontrarle un sentido a todo lo que hasta hace nada me hacía tan feliz, como este espacio mismo.
Breve resumen ahora que puedo un poco más, ahora que  estoy en proceso de digerirlo.
Papá 77 años. Siempre sano, sanísimo pero fumador.  Mancha en un pulmón. Diagnóstico incierto. Cirugía urgente.
Si les digo que es la primera vez que pienso en la posibilidad de perderlo físicamente, espero que me crean.
Y esa pérdida de inocencia, esa cercanía con la idea de la muerte rondando la vida de una familia que con sus mucho dires y diretes, es feliz, me estrelló contra una pared de miedos, de ansiedad y de una angustia nueva. Es como un puñetazo certero en la boca del estómago, que me da una tregua cuando logro echarme adentro una bocanada de aire oxigenado.
Porque esto que no sabemos qué es todavía, me enfrentó a la realidad de que más tarde o más temprano mis padres morirán y, sabés qué, no quiero que esto suceda nunca. Sí, lo sé, es súper infantil de mi parte. Imaginate a una cuarentona diciéndole esto mismo a su analista, a su marido y hasta a su jefe en un mar de lágrimas… ¿patético? Qué se yo, seguramente, pero ni me importa, porque es lo que me atraviesa el alma de punta a punta. Que es ley de vida, que han vivido su vida y que todo se dará como está planeado por el Universo…son argumentos que no me bastan, no me importan y me rebelan. Ojalá tuviera una fe religiosa a la cual  abrazarme, pero como nunca antes me descubro tan agnóstica.
Tengo una vaga idea de que el tema de la vida y de la muerte, lo tenía bastante masticado, ya sufrí algunas pérdidas y algunas de ellas muy importantes en mi vida, sin embargo estoy parada frente a este tema como si nunca antes me hubiera dado cuenta de que los finales no felices son los que nos esperan – con mucha suerte- al cabo de la vida.
Ahora estoy en esto. Igual estoy tomándome recreos de tanto en tanto, para cambiar la energía, para oxigenar, para traer un poco de alegría a estos días grises, para servirles mejor a mis padres que están tan asustados con esto que les plantó cara de repente, sin aviso previo. Pero al principio fueron recreos que me tomé con cierta culpa, como si nada me estuviera permitido disfrutar. De todos modos, esa culpa va cediendo y me doy cuenta de que sin esos recreos, mi casa se vuelve un espacio triste, mi Vasco se queda sin argumentos para hacerme sonreír, mi propia energía se opaca y no está nada bueno que esto suceda porque mi papá va ponerle el pecho al bisturí y aunque está muerto de miedo, quiere vivir. Mis recreos tuvieron que ver con varias pelis,  si no vieron El Capital Humano, se las re recomiendo! También tuve una salida con mis amigas, compartimos la peli de Meryl Streep y fue un rato hermoso que compartimos. También me cayó a la mano la peli "Mia Madre"…entrañable film  de Nanni Moretti y ayer después de habernos dado una vuelta gastronómica por la feria de "Italia al dente" de la mano de Donato de Santis,  fuimos al cine a ver Truman: un canto a la amistad, al amor, a generosidad en medio de esa tragedia personal. Ricardo Darín compone un corajudo personaje y  Javier Cámara, el actor español que es un encanto total, un amigazo que está como para llevárselo a la mesita de luz.
También he tenido muchos abrazos de esos que encienden el alma, muchas encuentros con los viejos para distraerlos, mucho amor dando vuelta y anoche una luna roja que era hermosa de ver.

Anoche fue también cuando por fin me di cuenta- con alegría- que tenía ganas de pintarme las uñas y puse manos a la obra. Me chanté un azul furioso y desafiante.

Desde que irrumpió toda esta enorme zozobra, ya no me ocupé de mí, ya no tuve deseos de casi nada. Las primeras semanas pasaba de una sonrisa provocada  al llanto más triste de toda mi vida, de tener espacios de pensamiento libre a ese miedo que me retuerce las tripas y me deja casi sin aliento.

Igual haber tenido ganas de escribir ya es un gran paso. Así que gracias, gracias, y mil gracias otra vez, si es que todavía estás por ahí, si es que todo este bajonazo no te hace abandonar este espacio. Igual todo bien, te re entiendo…de todos modos, hoy me sale así. Ojalá que pronto tenga buenas noticias para compartir y esto quede en el olvido como un mal sueño. Ojalá todo pase y el viaje que tenemos planeado con el Vasco, podamos concretarlo  y compartirlo para inspirar a otros y animarlos a viajar por su cuenta.

Ojalá la vida gane la partida y yo esté mejor preparada cuando toque el viaje final de los que amo. Ojalá pudiera creer en otras dimensiones . Ojalá.
                                      "Vivir es fácil con los ojos cerrados" (film de David Trueba- 2013) 

20 comentarios:

  1. Como te echaba en falta!!!. Veo mucha tristeza en tus letras pero también anhelo por vivir. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Monse!! Recibo tu abrazo y es cierto, las ganas de vivir conviven con momentos de tristeza. Pero como todo en la vida, esto también pasará. Abrazo y gracias por pasarte!

      Eliminar
  2. Vamos Marian! Animos y Fuerzas para tu papa! Esperamos noticias cuando tengas ganas de volver.Un beso grande!!!

    ResponderEliminar
  3. Marian, es normal sentirse así, es normal la tristeza, los miedos, llanto, etc. cuando se trata de la salud de un ser tan querido y cercano. Son momentos de mucho sufrimiento e incertidumbre pero hay que sacar fuerzas de dónde sea y seguir adelante. No es fácil. Cuesta y mucho. Ojalá esté todo bien y pronto todo esto sea un mal sueño, como decís vos.
    Te mando un abrazo bien grande y fuerte.
    Ana

    ResponderEliminar
  4. Cuando hace unos meses atrás pasé por un momento complicado vos dijiste las palabras justas, las que mi (muy) poca facilidad de palabra le costaba encontrar: "Espero que ese motivo que te puso entre paréntesis ceda a la cotideaneidad que en estos casos uno tanto añora"... eso mismito deseo en este momento para vos y tu familia.
    Beso enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por traerme de vuelta esa imagen que en como en aquel momento la siento tan así, Nunca uno añora tanto la cotideaneidad y la rutina. Gracias, Ale..gracias por acompañarme.

      Eliminar
  5. Muchas fuerzas para atravesar todo este trance.. la verdad que son cosas difíciles, de esas en las que uno quiere no pensar, y para las que nunca se termina de estar preparado por mas que se racionalicen las cosas, que sea parte de la vida, etc.. igual da miedo y es normal que te esté pasando esto.
    Espero que puedas encontrar esas cositas que te hacen bien y que te ayuden a pasar este tiempo. hay que aceptar lo que no puede ser cambiado, y ocuparse de lo que si puede modificarse..
    También estuve en el festival Al dente este domingo! Que cantidad de gente! Fuimos con una amiga y almorzamos algo rico por ahí..
    Te mando un beso.. animos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Estelita...sé que sería genial focalizarme en lo que está a mi alcance modificar...cuánto más feliz sería mi vida...pero lo intento,,,creeme,,,lo intento. Besotes y gracias por estar!

      Eliminar
  6. Te leo hace mucho, creo que nunca comenté que yo recuerde. Entiendo esa sensación de fragilidad, hace poco me enfrenté a algo parecido. Aprovechá que todavía los tenés, y acompañalos en esto. Esto también es la vida, y hay que aprender de ello. Todo tiene un ciclo, nosotros también...lo importante es que llegado el momento del final sepamos que hicimos todo lo que estaba en nuestra mano para amar, y dejar que nos amen, y que fuimos la mejor versión de nosotros que podíamos ser.
    Abrazo a la distancia de una lectora que ha disfrutdo mucho con los viajes de este blog y como dice la canción "Tirá, tirá para arriba tirá/si no ves la salida, no importa mi amor/no aflojes, vos tirá!"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Ceci...me emocionaron tus palabras...te aseguro que todo esto está sacando mi mejor versión...ellos se lo merecen. Gracias de nuevo. Te abrazo con afecto y gratitud!

      Eliminar
  7. No sé cómo escribirte con una mirada alentadora, lo único que sé es que el dolor cuando se comparte no es que duela menos pero se lleva con más entereza. Curiosamente, el blog fue para mí una tabla de salvación a la que aferrarme cuando murió mi padre. Lo despedí una noche y no llegué a verlo nuevamente. Yo también fui una treintona llorando por los rincones porque se sentía huérfana. La vida es hoy cuando aún está. Mañana (algún mañana que espero sea lejano) ya tendrás tiempo y apoyo para vivir todo el complejo abanico de emociones que implica enfrentar las pérdidas. Besos y fuerza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. GRACIASSSSSSS! Tu mirada me hizo bien. Abrazo!

      Eliminar
  8. Hace poco perdí a mamá y eso me hizo huérfana. No te voy a mentir, es una sensación rara esa de pensar que ya no tenemos a nadie que nos cuide, aunque tengamos esposo amado e hijos incondicionales. Lleva mucha energía procesar eso de la muerte pero si te sirve de algo y no hay forma de (como dice Paula más arriba) hacerte ver el lado positivo pero escribir y hablar ayuda. Te ponemos el hombro y el ♥ aunque sea de forma digital. Si necesitás más, estoy cerca, chiflame!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marce...qué linda sos...gracias por tu generosidad!!!Besoteeeee!

      Eliminar
  9. Que bueno es volver a leerte aunque no sea para saber de tus viajes, sino para poder acompañarte en tu tristeza y tu miedo. Todos esos sentimientos son lógicos pero a veces hay que hacerse fuerte para acompañar y estar junto al que sufre para acompañarlo y hacerle más liviano el sufrimiento. Por eso vos acompañá a tus papas y escribinos tus pesares que para eso siempre te vamos a poner la oreja. Fuerza!!Bssss Criti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Cristi...en eso estoy! Gracias por tus palabras! Un besote!

      Eliminar
    2. Hola ante todo bienvenida...como decir q como hija única cuarentona te comprendo plenamente...imagínate. Se de tus miedos y de la angustia de perder lo que uno cree eterno. Nada esta dicho todavía, la esperanza siempre es un mar infinito que nos contiene y no deja q nos ahoguemos. Y la vida, bueno, es eso...vivirla con lo que trae, con lo que se lleva, con lo que nos deja disfrutar. Yo, que te comprendo plenamente por lo q contas de tu papa, te mando un abrazo, se q no me conoces, no tengo blog sólo me maravilló con el tuyo, y eso me ayudó en momentos pésimos, ahora aquí estamos, las que siempre te agradecen que vos estés, compartiendo tu linda vida.
      Abrazos !!!!
      Maria Martha

      Eliminar
    3. Ay María Martha..tus palabras me hicieron lagrimear de emoción y agradecimiento. No deja de sorprenderme este ida y vuelta genuino que nos permite la web.Recibo tus abrazos con afecto y gratitud! Besotes y que estés muy bien!

      Eliminar

Y ¿qué te pareció?.Gracias por pasarte y alimentar este espacio. Si es con buena onda, muchísimo mejor.